Brexit, atentados, recesión, subida del petróleo, huelgas … Las empresas turísticas con todo su encanto suele ser amenazado por factores externos. Sin embargo, el marketing digital sí está a su alcance y le ofrece la mejor manera no solo de protegerse sino de convertir el riesgo en una oportunidad.

El efecto de las crisis económicas en los países emisores se ve minimizado por un hecho contundente: los turistas siempre buscarán alternativas más económicas para llegar a su destino. Internet se las da.

El sector hotelero en plena transformación digital

Por por Airbnb ni tenemos que preocuparnos. Ellos lograron crear un modelo de negocio que les genera ingresos sin crisis y con crisis aún más.

Son más bien los grandes hoteles quienes de a pocos y con paso firme están apuntando a reforzar sus ingresos a través del e-commerce, como Meià que prevé invertir 100 millones de euros en su transformación digital, mejorando sus canales de venta online y en el desarrollo de ‘apps’ (1). Que los rentabilizará, seguro que sí.

Con herramientas de monitoreo de las redes sociales y una pasarela de venta online conectada con plataformas de reservas, una buena dupla entre el responsable de reservas y el de marketing digital, pueden jugar con ofertas de precios y lanzar campañas de webmarketing segmentadas que atraigan viajeros indecisos o desconcertados.

El móvil,  la guía de viajes de bolsillo

Mientras tanto en casa, Mark y Julia han decidido pasar sus vacaciones en Mallorca. Queriendo evitar el riesgo de hacer desembolsos por adelantado y para tener la garantía de obtener el mejor precio, se contenta con tener en mano el billete de avión y la reserva de su alojamiento. Con los pies en su destino y teniendo dónde dormir, ya tiene asegurada la tan deseada evasión.
El resto, prefiere decidirlo in situ.
Los millenials lo llaman: “Tener el control de mi experiencia”.

Los smartphones han convertido a los nuevos consumidores en adoradores de la inmediatez, por eso más de 66% de actividades sean elegidas durante y después del vuelo. (2)

El medio de transporte conectado

El despegue del avión marca el inicio de la experiencia en el destino, físicamente Mark and Julia aún no están ahí, pero sus mentes ya están totalmente puestas en las calles y playas de Mallorca. Es ahí que la publicidad a bordo tiene todo su potencial a favor de las marcas y servicios que deseen estar en las primeras opciones de compra.

Actualmente 86% de pasajeros consulta atentamente las revistas colocadas frente a sus asientos. Fácilmente podemos asumir que esta cifra se volcará a medios digitales a bordo.  (3)

El destino se vuelve inteligente

Hasta hace poco calificábamos a una ciudad por sus monumentos y su gente, pero últimamente constaté que como turistas también valoramos mucho la experiencia en cuanto a servicios digitales. Es una capa invisible pero que aporta 3 grandes beneficios: ganar tiempo, descubrir opciones y ahorrar dinero.

Es así que vi a un grupo de jóvenes en una esquina en Barcelona, en vez de preguntar a los pasantes,  buscar en sus móviles las mejores tapas que puedan pagar con su presupuesto. La tendencia ya supera el 50% de consumidores y va en aumento. (4)

La inteligencia va ligada a la memoria, es entonces cuando entra en juego el retargeting y el big data. Para cuando el turista vuelva a casa, se habrá recolectado suficientes datos como para acompañarle en sus próximas vacaciones.

¿Está su estrategia digital lista para una crisis?

Para ser prácticos, pongámoslo como una checklist:

☑︎ Sitio web optimizado para móviles.
☑︎ 
Estrategia online antes, durante y después del viaje.
☑︎ 
Un equipo de marketing que monitoree las tendencias de los mercados emisores.
☑︎ 
Un porcentaje de tu presupuesto dedicado a nuevos medios.

Anécdota, durante el boom de tráfico de turistas a Canarias, fui a reunirme con el jefe de marketing de una importante empresa de alquiler de autos. Muy liado me contó que se había visto obligado a poner en pausa sus campañas de publicidad online porque ya no se daban abasto debido al overbooking por internet. Eso es lo que se llama un problema positivo y realmente es el único problema que te deseo. Por favor, no lo tomes a mal.


Fuentes:

(1) http://www.expansion.com/economia-digital/companias/2016/02/25/56cf39fd268e3e94028b462d.html
(2) Fuente:  SITA IT Trends 2016
(3) Fuente: Ink-Global 2016
(4) http://www.emarketer.com/Article/Smartphones-Lead-Diners-Restaurants/1014013